Cogollo de asesino


"Cogollo de asesino"

Acrílico sobre papel

30 centímetros

2021

Miguel Ángel Cid


El esqueleto de la señora Morales | Alberto Avendaño


Porque también los asesinos tenemos corazón;

amamos a los perros y a los niños,

disfrutamos imaginar el crimen perfecto

acompañados del calor de la amistad

con unos tragos porque también los asesinos tenemos corazón.

Los cadáveres son todos similares,

ensamblar un esqueleto es cosa fácil

y la pobre de mi mujer era una santa,

tan consagrada a dios y al claustro.

Bendito dios que recoges los besos

que yo no tuve, no olvides que los asesinos también tenemos corazón:

Es la quijada una extensión del espíritu de dios.

Es el femoral por donde dios nos habla.

Es la pierna un gargajo de dios.

Es que los asesinos tenemos corazón

y nuestro corazón es los pensamientos prohibidos de dios.