Gratitud & Geometría | Miguel Ángel Cid & Esther Escalante



Título: "Gratitud"

Técnica: Acrílico sobre papel

Medida: 30 centímetros

Año: 2021

Autor: Miguel Ángel Cid


Geometría | Esther Escalante

Una mañana desperté en un lugar desconocido, no sabía qué era yo, ni en qué sitio estaba. Junto a mí había muchas masas deformes y esponjosas. Todas teníamos colores diferentes y reíamos sin razón. Ahí estuve algún tiempo, observando. Me sentía bien. No me daba cuenta si yo era igual a los demás, sólo sentía que pertenecía a ese lugar. Llegó un día en que se presentaron dos formas cuadradas de color gris, hablaron con quien nos cuidaba. Sin saber qué estaba pasando, me levantaron, me envolvieron en mantas; y me llevaron con Ellos. Cuando estaba en su compañía sentía un cosquilleo dentro de mí, era una sensación agradable. Salían lucecitas y risas de mí que a ellos parecían encantarles.


Pasó el tiempo y mi forma fue cambiando, quienes me cuidaban me iban dando una figura como la de Ellos, en ese momento, sentía que era parte de algo y me agradaba. Aprendí que lo correcto era ser de forma cuadrada, la bola deforme se había ido y con ella, los destellos de colores y las risas, ahora era una igual a Ellos.


Con mi forma cuadrada y gris, salí del resguardo de los cuadrados grises y descubrí un mundo diferente al mío. En ese lugar había diversas figuras, conocí rombos brillantes, triángulos saltarines, círculos rodantes, estrellas cantantes y hexágonos que destellaban luces hermosas para mis ojos. Yo era un cuadrado gris; que no reía, ni era feliz en mi forma, no me sentía yo; Estaba vacía. Tenía una figura que no quería, con la que no me identificaba, era como estar en un sitio donde no perteneces.


Por un tiempo me sentí perdida, sin identidad; Renegué, pateé, reclamé y no sabía a donde ir. Un buen día miré en mi interior, ahí estaban muriendo; unas lucecitas de colores que había olvidado, quería recordar cómo era tenerlas, así que las fui sacando poco a poco. A mis cuidadores no les gustó que yo quisiera transformarme, lo correcto era ser un cuadrado como Ellos, les manifesté que no era feliz, les agradecí por sus cuidados y su cariño. Al inicio; no fue fácil para Ellos aceptar que hay formas distintas. Ahora, poco a poco lo van asimilando.

Yo sigo aprendiendo a ser yo, a encontrar mi forma y mis colores.