Un tren llamado amor: El amor puede ser una m13rd#

Por Eduardo Jacobo Bernal


Me dijo “el amor es algo curioso”,

esto fue después de su divorcio

y de 27 cervezas.


¿Qué pasa cuando Garth Ennis -autor de Preacher y The Boys- escribe una historia de amor? Pues que obtenemos balas, explosiones, escenas de sexo con caballos, agentes del FBI que pierden un cargamento de cocaína, mercenarios enamorados, nazis, miembros del KKK, viejas estrellas de cine y jefes de la mafia absurdamente obesos.


Un tren llamado amor no es ni remotamente una comedia romántica, es un rocambolesco viaje por la vida de un grupo de personas en el que, a pesar de sus distintos orígenes, vidas y aspiraciones, tienen como constante la idea del amor. La cual puede ser diferente para cada uno, y lo importante es reconocer que no todos deben vivir el mismo estereotipo amoroso, sino que cada persona necesita cosas diferentes.


Con un humor ácido como el que caracteriza toda la obra de Ennis, se burla aquí de todo, de la política, de la industria hollywoodense, de las bandas emo, del racismo, de la policía, y, por supuesto, del amor. A través de una trama que bien podría ser una cinta de Guy Ritchie, nos adentramos en las vidas de un grupo por demás pintoresco, quienes además de lidiar con sus problemas cotidianos, tienen que enfrentarse a todos los problemas que provoca el amor, pues nos presenta relaciones apasionadas, tiernas, peligrosas, psicópatas, monótonas, divertidas y extravagantes, por decir lo menos.

Ilustrado hábilmente por Mark dos Santos, la narrativa de Ennis encuentra expresión gráfica y nos hace creíbles algunas escenas tan locas que sólo pueden pasar en las viñetas. Pero también logra que conectemos con los sentimientos de los protagonistas, con sus miedos, angustias, tristezas y enamoramientos.


Sin duda se trata de un cómic divertidísimo que no tiene pretensiones aleccionadoras ni éticas de ningún tipo. Es un acercamiento al comportamiento humano y la compleja red de acciones y situaciones que ocurren alrededor de ese sentimiento llamado amor. Aunque para Ennis todo parece caos, al final nos deja una idea esperanzadora: “cuando el amor sale bien, cuando realmente acierta… brilla más que cualquier estrella del cielo”. Así que en medio del caos cotidiano y del sinsentido de nuestras vidas, tal vez exista alguna posibilidad, la pregunta es ¿tenemos el valor de arrojarnos de frente para buscarla?